Home Análisis Marruecos, el Sahara Occidental y España. Una visión desde la política del Presidente Sánchez
ana-12-22

Marruecos, el Sahara Occidental y España. Una visión desde la política del Presidente Sánchez

Análisis 12 / 2022

30 Septiembre 2022

 

Mª Dolores Algora Weber

 

Este artículo aborda en el marco de la complejidad de las relaciones hispano-marroquíes, el proceso mediante el cual el Gobierno del presidente Pedro Sánchez se ha posicionado en una línea de ruptura del equilibrio entre Marruecos y Argelia en relación al Sahara Occidental. 

 

Status quo en ONU

En noviembre de 1975, promovida por el rey Hassan II de Marruecos, la Marcha Verde dio lugar a la ocupación de los territorios del Sahara Occidental. Días después, la que había sido provincia española desde 1959 hasta entonces, quedaba repartida entre Marruecos y Mauritania por la firma de los Acuerdos Tripartitos de Madrid . Estos acuerdos no fueron reconocidos por las Naciones Unidas. Por ello la organización internacional siguió considerando a España como potencia administradora del Sahara Occidental en el marco del proceso descolonizador de los Territorios No Autónomos, en el que había sido incluido desde 1963.

De esta forma, la descolonización del Sahara Occidental se convirtió en una “descolonización fallida”, lo que ha lastrado la presencia española en la región del Magreb desde el mismo momento de su retirada. En cuanto ésta tuvo lugar estalló un conflicto territorial entre Marruecos y Mauritania, al que se sumó la autodenominada República Árabe Saharaui Democrática (RASD), que en la actualidad ha obtenido el reconocimiento de cerca de ochenta Estados. En el seno de la nueva república, desplazando a otras facciones, El Frente Polisario (FP) acabó por convertirse en el representante de los saharauis. Contó con el respaldo de Argelia, en cuyo desierto de la Hammada se establecieron los campamentos de refugiados, que perduran hasta la actualidad. Estos albergan a más de 173.600 personas .

Mauritania no tardó en retirarse del conflicto, pero los enfrentamientos se prolongaron entre Marruecos y la RASD hasta 1991, cuando por mediación de las Naciones Unidas se alcanzó un alto el fuego y se logró la aprobación por las dos partes en litigio de un Plan de Paz. A raíz de éste, se estableció una misión internacional, la MINURSO. Su principal cometido se fijó en la consecución de las condiciones que permitieran la celebración de un referéndum de autodeterminación del Sahara Occidental, tal y como quedaba recogido en dicho plan. Hasta el presente sigue pendiente el logro de este objetivo, habiendo sido renovada por última vez la misión internacional en 2020, aunque de forma muy discutida por su falta de eficacia.

En el transcurso de la existencia de la MINURSO han tenido lugar decenas de pronunciamientos y alrededor de ochenta resoluciones del Consejo de Seguridad, así como una sentencia del Tribunal Internacional de Justicia de la Haya a favor de un referéndum que garantice la libre determinación del pueblo saharaui y, además de éstas, la más reciente en noviembre de 2021 por parte del Tribunal General Europeo, que anuló los Acuerdos de Pesca y de Comercio entre la Unión Europea y Marruecos, referentes al Sahara Occidental. (Seguir leyendo)

 

 —-

Mª Dolores Algora Weber, investigadora del Centro de Seguridad Internacional (CSI) Universidad Francisco de Vitoria.

 

.

 

 

 

Share This Post

Post Navigation